17.- Pto. de Otxondo-Alkurruntz (932m.)-Atxuela (825m.)-Bagordi-Elizondo.

Mapa de la zona

Visitamos el valle del Baztán

Elizondo se encuentra al norte de la Comunidad Foral de Navarra a 200m. de altitud.
Es uno de los quince lugares del Valle y Universidad del Baztán que alberga el Ayuntamiento y las Juntas Generales de Baztán.
Su núcleo principal se emplaza en el centro del valle geográfico a ambas orillas del río Baztán, el río Bidasoa que toma su nombre en sus orígenes.

Elizondo se compone de su núcleo principal y cuatro barrios separados por algunos kilómetros del centro: Arizarborda, Berro, Beartz y Etxaide, que han ido perdiendo peso a lo largo del tiempo pero que todavía mantienen su presencia.
Algunas de sus casas fueron, en su momento, Palacios de cabo de Armería y disfrutaron de diferentes privilegios muy cambiantes con el tiempo.

Su edificio más emblemático es el palacio barroco de Arizkurnenea, pero existen otros monumentos artísticos de interés como el Ayuntamiento, el palacio Datue, la casa del Virrey o la iglesia de Santiago.


Rodeada de un entorno natural idílico, la animación y el bullicio que emanan de Elizondo han convertido a esta localidad en un lugar preferido por los vecinos para celebrar las ferias y los mercados.

Nuestras rutas

Así vivímos este peculiar día

Hoy la protagonista, sin lugar a dudas, ha sido la pertinaz y constante lluvia que nos ha acompañado durante todo el día. Recordaremos en Aitonak esta salida porque “S.Miércoles” nos ha dado la espalda. No ha permitido que gozáramos de unos lugares primorosos llenos de encanto y atractivo. Pero también , por ver el lado positivo, ello contribuirá a paliar la sequía, llenar los acuíferos, reverdecer los prados y dar frescura y verdor a los bosques por donde disfrutamos y oxigenamos nuestros pulmones todos los miércoles.
Hemos podido comprobar cómo bajaba el agua por todas partes formando muchas y variadas cascadas. Todas las sendas han sido auténticos riachuelos.
Bien pertrechados para afrontar las inclemencias del día hemos salido los cuatro autobuses que por Belate nos han llevado a Oronoz–Mugaire. Aquí estaba previsto que descendieran los de Baja para iniciar su travesía pero viendo las adversas condiciones metereológicas, lo han hecho desde Arráyoz. Al habitual grupo de todos los días se han añadido bastantes más de los de Montaña y Media.
En Elizondo se han quedado dos autobuses para pasar el día, a su manera ,por la villa o pasear por los alrededores. El resto hemos iniciado la peculiar travesía en el puerto de Otxondo en el cruce de la carretera de Orabidea.
Los de Media hemos retrocedido un poco para coger pista hacia el collado bordeando el Alkurrutz. Además de la lluvia también niebla y aire. Hemos almorzado a cubierto en el refugio de cazadores. Muy bien montado y cuidado, por cierto. Luego hasta Bagordi y por el GR-11 hasta Elizondo.
Al grupo de Montaña así les fué. (Transcribo literalmente) al cronista)
«Descendemos en el puerto de Otsondo junto con los de la media. El día como preveíamos es lluvioso y con mucho viento, por eso no es extraño que algunos hayan optado por tomar otros caminos más llevaderos. Somos 21 los que hemos decidido hacer la ruta de alta. Como vemos que el día no tiene intenciones de mejorar y no hay mucha visibilidad, hablamos de cambiar la ruta y no subir a la cima del Alkurruntz. Bordearemos el monte por la cara norte para llegar al collado y de allí seguir la ruta. Comenzamos la ascensión tras colocarnos los pertrechos de que disponemos para evitar en lo posible las rachas de viento y agua que nos azotan lateralmente durante todo el trayecto. Pronto comprobamos que esto no va ser posible y comenzamos a calarnos rápidamente. A mitad del camino, unas formaciones rocosas nos indican la senda que tomaremos para bordear el monte. En el collado intentamos reagruparnos, pero faltan un par de personas. Algunos seguimos para adelante pues no es nada apacible la espera, otros continúan esperándoles durante una media hora más aguantando el viento lluvia que no cesa. Tras intentos baldíos de conectar con ellos con los móviles, Jesús Villamayor y Jesús Ardanaz vuelven para intentar localizar a los rezagados. Llegan hasta las formaciones rocosas del otro lado del monte sin localizarlos. El grupo que espera en el collado retorna sobre sus pasos y desciende hasta encontrar a Villamayor y Ardanaz y bajan todos hasta donde nos dejaron los autobuses. Allí nuevos intentos de conectar vía móvil y esta vez con resultados positivos. Los dos perdidos (que no lo están tanto) han alcanzado la cima del Alkurruntz siendo los únicos que han logrado coronar y se encuentran junto al buzón. Deciden reagruparse de nuevo en el collado donde forman un grupito de unas 14 personas que continuando por el camino que marca el GR bajarán a Elizondo ya sin mayores contratiempos.»

Comemos en el restaurante Trinquete. Rato ameno de sobremesa y visita cultural a la primorosa restaurada iglesia de Santiago.
Diversas instantáneas del día

Inicio de la marcha en el Pto. de Otxondo

Bien pertrechados y sin miedo a lo que venga luego

Una de tantas cascadas bonitas que encontramos por el camino

Otro momento del ascenso

Llegada al refugio de cazadores

Compartiendo impresiones mientras almorzamos

Además del agua, el aire nos juega malas pasadas

Los de Montaña esperando a los rezagados.

A pesar de todo, también vímos hermosos lugares.

Casi ni se podían leer los carteles

Bajando por el hayedo fué más llevadero.

Las pistas eran auténticos riachuelos

Bonita estampa del musgo con los troncos de hayas

El ritmo es lento. Hay que tomar precauciones

No faltó el buen humor. De esta guisa posamos ante una cascada

Caserío en Bagordi

Elizondo visto desde Bagordi junto al campo de tiro

Llegada a Elizondo a las 14,15h.
Ya cambiados de ropa parecemos otra cosa.

Uno de los grupos pasando por Ariztegui de Gartzain

Junto a la ermita de Nª Sra. del Pilar de Ariztegui

Iglesia de Gartzain

Pasando por Irurita

1 comentario en “17.- Pto. de Otxondo-Alkurruntz (932m.)-Atxuela (825m.)-Bagordi-Elizondo.”

  1. La pertinaz lluvia no pudo con el ánimo de todos. El día estuvo gris. Pero siempre hay algo positivo en el movimiento de tantas personas, buscando la ¡NATURALEZA!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *